Breaking Ground

En un día cualquiera, puede encontrar a nuestros equipos de desarrollo pateando tierra en terrenos crudos, nuestros agentes inmobiliarios internos buscando nuevas oportunidades y nuestros gerentes de proyectos verificando sus cálculos y presentando propuestas de financiamiento.

Desde el alcance, la viabilidad y la programación a través de todas las fases de financiamiento, permisos y construcción, el tiempo que tarda un proyecto en completarse depende de muchas cosas. Cuando los vendedores están dispuestos, la financiación está disponible y las partes interesadas están de acuerdo, el tiempo desde el concepto hasta el arrendamiento se puede medir en unos pocos años. Pero cuando la competencia por los recursos (tierra, agua, financiación, mano de obra) choca, esos años pueden convertirse en décadas.

El desarrollo de un proyecto puede costar cientos de miles de dólares antes de que una sola pala haya removido un terrón de tierra. Como organización sin fines de lucro, aunque con gran capacidad y habilidad, administramos esas inversiones de tiempo y experiencia previas al desarrollo con mucho cuidado. Casi cincuenta años de experiencia nos han enseñado que para completar un proyecto se necesita algo más que las necesidades de la comunidad, de las cuales abundan. Se necesita liderazgo, visión, fe de nuestros socios financieros y sí ... ¡un poco de suerte!